Ayudas Sociales

Destinadas a atender necesidades sociales de carácter imprescindible y de primera necesidad, entendiendo por tales aquellas ayudas económicas con carácter puntual o periodicidad limitada destinadas a paliar o resolver situaciones de emergencia social, prevenir situaciones de exclusión social y a favorecer la plena integración social de los sectores de población carentes de recursos económicos propios para la atención de sus necesidades básicas

Destinadas a apoyar a familias con menores a cargo con el objeto de atender las necesidades sociales de carácter imprescindible y de primera necesidad de la infancia, entendiendo estas ayudas económicas con carácter puntual o periodicidad limitada destinadas a paliar o resolver situaciones de emergencia social, prevenir situaciones de exclusión social, favorecer la plena integración social, y garantizar el adecuado desarrollo de los menores del Municipio

Ayuda de carácter no periódico destinado a apoyar a personas o familias con dificultades económicas para hacer frente al pago de recibos de suministro de agua

Información, orientación y derivación a la Seguridad Social sobre Ingreso Mínimo Vital

Prestación periódica que se orienta a personas o unidades familiares para atender sus necesidades básicas con el fin ultimo de facilitar su inserción social. Esta prestación conlleva un informe social, un proyecto de inserción y un seguimiento semestral por parte de los Servicios Sociales municipales

Ayudas destinadas a proporcionar apoyo temporal a familias con menores a su cargo.  El seguimiento se realiza desde los Servicios Sociales municipales.

Documento que acredita que el titular del contrato de electricidad, o alguno de los miembros de su unidad familiar, presentan discapacidad reconocida igual o superior al 33 %, situación de violencia de genero, victima de terrorismo, dependencia reconocida grado II o III a los efectos de la aplicación del bono social en la factura eléctrica.

Atenciones que se facilitan a las personas y a las unidades convivenciales en situaciones en las que no les es posible la realización de sus actividades habituales, o cuando coinciden conflictos familiares que afectan a algunos de sus miembros y ponen en peligro la propia continuidad de la convivencia autónoma